La cara B de Roma

Puede ocurrir: viajamos a Roma para empaparnos de historia del arte y de repente nos surge la necesidad de alejarnos, aunque sea por un rato, de esculturas, frescos y retablos. Por si necesitamos tomarnos un respiro antes de volver a mirar el pasado cultural de Occidente que atesora Roma, aquí van 10 propuestas a las que acudir.

1 Rialto Sant’Ambrogio

En una callejuela del gueto romano se encuentra este edificio cuyo aspecto tanto nos gusta: por fuera da la impresión de que se va a caer a trozos y por dentro tiene pinta de escuela abandonada, con su patio y todo. Finalmente resulta ser, además de un bar de noche, un contenedor cultural para teatro, cine experimental y música.

– Via di Sant’Ambrogio, 4. Entrada: 5 euros. http://www.rialtosantambrogio.org.

2 Il Boom

Adiós al restaurante de manteles de cuadros rojiblancos, de óleos feos con vistas del Vesubio y simpáticos camareros llamados Giuseppe. Il Boom, en pleno Trastevere, cuenta con su correspondiente juke-box, con portadas de discos rancias y sillas de escay de colores. Además sirve platos creativos como rollitos de calabacín y dorada o menestra de garbanzos, pulpo y romero. Sus dueños han abierto un bed and breakfast del mismo nombre que también es fiel al estilo del restaurante.

– Via dei Fienaroli, 30 A. Trastevere. Sólo cenas. Sobre 25 euros.

– Il Boom Bed & Breakfast: Via Dandolo, 51. 06 86 90 52 26. Trastevere. http://www.ilboom.it.

3 Librería Bibli

En la misma calle de Il Boom se encuentra esta gran librería con horario de farmacia de guardia. En Bibli, además de comprar libros, se puede comer un bufé a mediodía por ocho euros, ir a tomar un té a cualquier hora y asistir a presentaciones y conciertos. A diez metros hay otro lugar que interesará a los asiduos de Bibli: la Libreria del Cinema, cuyos pósteres originales de películas italianas harán babear a más de un cinéfilo.

– Bibli: Via dei Fienaroli, 28. Trastevere. http://www.bibli.it.

– Libreria del Cinema: Via dei Fienaroli, 31 D.

4 Bares con aperitivo

Cambiemos el chip: el aperitivo en Roma no se toma antes de comer, sino a la hora de merendar. El sistema se aprende fácilmente: uno pide cualquier bebida por unos cinco euros (si ya es un experto, pedirá un spritz) y después pasa a servirse comida de una mesa cuyos platos se reponen permanentemente. Destacamos dos lugares: Société Lutece, cerca de Piazza Navona, y Freni e Frizioni, en el Trastevere, ambos de ambiente relajadillo, pero jamás descuidado.

– Freni e Frizioni: Via del Politeama, 4-6.

– Société Lutece: Piazza Montevecchio, 16. Abierto de 18.00 a 2.00.

5 Via del Governo Vecchio

Dejemos al turista en la Via Condotti, mirando con ojillos tristes los escaparates de las tiendas donde nunca podrá adquirir nada, y vayamos a esta calle, no lejos de Piazza Navona. Tiendas vintage como Mado (nº 89 A) y Tempi Moderni (nº 112); otras de ropa peculiar y complementos no tan caros, como los de las marcas de rancio abolengo, y cafés muy del siglo XX como Novecento (nº 12), que sirve para comer, merendar y brunchear los domingos. Pero no nos fijemos sólo en los escaparates: levantemos la mirada al menos para echarle un vistazo a la curiosa decoración de la fachada del edificio situado en el 104 de la calle.

6 Micca Club

Un local amplio, abovedado y decorado con fotos enormes en colores al que merece la pena ir para escuchar jazz en directo. Después del concierto es fácil que pinchen música yeyé italiana, interpretada por las conchitas velasco locales, muy del gusto de la concurrencia. Los domingos se celebra el Micca Market, un mercadillo que incluye merienda-aperitivo.

– Via Pietro Micca, 7 A. http://www.miccaclub.com.

7 Macro Future

Las manifestaciones artísticas contemporáneas tienen también un lugar en Roma, aunque no lo parezca. El Museo de Arte Contemporáneo, Macro Future, ha recuperado un antiguo matadero del barrio del Testaccio para organizar allí sus exposiciones. En la calle contigua, la Via Galvani, han surgido bares y restaurantes como Ketumbar o Pecorino que complementan estupendamente la visita al Macro.

– Piazza Oracio Giustiniani, 4. Testaccio. http://www.macro.roma.museum. De martes a domingo, de 16.00 a 24.00.

– Restaurante Pecorino: Via Galvani, 64. Cierra lunes.

– Ketumbar: Via Galvani, 24. http://www.ketumbar.it.

8 Auditorium Parco della Musica

Un poco más al norte de Villa Borghese, el arquitecto Renzo Piano ha construido un edificio multiusos para conferencias, conciertos, representaciones escénicas y eventos varios. El Auditorium es el lugar donde acude a tocar y actuar la flor y nata de las artes escénicas cuando pasa por Roma. No es alocado decidir pasar una tarde entera allí, visitando su estupenda tienda de libros, discos y DVD llamada Notebook antes de entrar a escuchar un concierto.

– Viale Pietro de Coubertin, 30. http://www.auditorium.com.

9 Barrio de San Lorenzo

Los lugares auténticos donde no va el turista forzosamente tienen que estar un poquito a trasmano. Merece la pena el esfuerzo de ir más allá de Termini y pasear por la Via dei Latini o dei Marsi, al lado de Porta Maggiore. El barrio de Gracia barcelonés o el de Malasaña en Madrid tienen aquí su versión romana. Restaurantes populares como Il Cappellaio Matto, que cumple con el lema “Bueno, bonito y barato”; bares como el Solea Club, con jazz en vivo los jueves, y neopastelerías preciosísimas como Boca di Dama hacen necesario darse una vuelta por la zona, aunque después de las diez haya que echar mano del taxi para volver al centro.

– Il Cappellaio Matto: Via dei Marsi, 25. San Lorenzo. Sólo cenas. Cierra los martes.

– Solea Club: Via dei Latini, 51.

– Boca di Dama: Via dei Marsi, 2-4-6.

10 Centrale Montemartini

No podemos ni queremos evadirnos completamente de la Roma imperial, que esta vez, para disimular, aparece expuesta en una antigua central eléctrica en desuso (Via Ostiense, 106; http://www.centralemontemartini.org). Estatuillas de Orfeo, retratos de Marco Antonio y restos de frisos entre calderas gigantes, compresores y manómetros: dan ganas de aplaudir a quien ideó esta arriesgada pero exitosa apuesta museográfica. Y antes o después, merece la pena una visita al Caffè Letterario (Via Ostiense, 83; http://www.caffeletterarioroma.it), un inmenso local peculiar situado también en Via Ostiense, antigua zona industrial que ya es un referente cultural y de ocio en la Roma de hoy.

(Texto publicado originalmente en El Viajero de El País el 11 de agosto de 2007)

Anuncios

Una respuesta

  1. Me han encantado esas 10 sugerencias de Roma, tomo nota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: